Episodio 3 El Secreto de tu Éxito PODCAST


¿Estáis de acuerdo con que la vida es un proyecto de propia construcción? A priori, podríamos decir que sí ¿verdad?, que la actitud y decisiones que tomamos hoy, se convierten en los cimientos que sujetan nuestra casa del mañana.
Sin embargo, a menudo no prestamos atención al día a día, nos abrazamos a la rutina y no dedicamos el mínimo esfuerzo a lo que estamos construyendo.

¿Es tu vida como te gustaría que fuera? ¿Llevas el control sobre tu propia vida?

Podéis enviarnos vuestros comentarios a través del hastag #elsecretodetuexito

Vamos a comenzar este episodio con una historia para la reflexión acerca de nosotros mismos y del control sobre nuestra propia vida.

Un constructor empleado en una pequeña empresa estaba ya entrado en años y quiso jubilarse anticipadamente y disfrutar de su pensión.

Le contó a su jefe acerca de sus planes de dejar el trabajo para llevar una vida más placentera con su esposa y su familia.

Iba a echar de menos su salario mensual, pero necesitaba retirarse; ya se las arreglarían de alguna manera.

El jefe se dio cuenta de que era inevitable que su buen empleado dejara la compañía y le pidió, como favor personal, que hiciera el último esfuerzo: construir una casa más.

El hombre accedió y comenzó su trabajo, pero se veía a las claras que no estaba poniendo el corazón en lo que hacía.

Utilizaba materiales de inferior calidad, y su trabajo, lo mismo que el de sus ayudantes, era deficiente. Era una infortunada manera de poner punto final a su carrera.

Cuando el albañil terminó el trabajo, el jefe fue a inspeccionar la casa y le extendió las llaves de la puerta principal. “Esta es tu casa, querido amigo —dijo-. Es un regalo para ti”.

Si el albañil hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, seguramente la hubiera hecho totalmente diferente. ¡Ahora tendría que vivir en la casa imperfecta que había construido!

La casa imperfecta es una reflexión que nos deja un gran mensaje a tomar en cuenta porque en ella entendemos que nuestra propia vida la construimos nosotros y por lo tanto hay que utilizar los mejores materiales posibles.

No dejes que tu vida se te pase sin haberla vivido, no te permitas dar lo menos de ti cuando podrías hacer un mejor esfuerzo para triunfar.

Sea el éxito o el fracaso todo depende de ti. Construye una vida con tu esfuerzo y tu inteligencia y evita menos quejarte de las cosas, mejor haz algo para cambiarlas y aprender de ellas.

No construyas tu casa imperfecta, no lleves una vida desordenada, todo depende de ti…

Hablemos ahora del Efecto Pigmalión. El efecto pigmalión es un suceso que describe como la creencia que tiene una persona sobre otra puede influir en el rendimiento de esta última. Es decir, existe una relación directa entre las expectativas que hay sobre un sujeto y el rendimiento que se obtiene sobre éste.

El efecto Pigmalión es un término que utilizó el psicólogo social Robert Rosenthal a raíz de unos experimentos realizados en 1965 para referirse al fenómeno mediante el cual las expectativas y creencias de una persona influyen en el rendimiento de otra.

Rosenthal bautizó este efecto con el nombre del mito griego Pigmalión. Pigmalión era un escultor que vivía en la isla de Creta y que se enamoró de una estatua que él mismo había creado: Galatea. Tan fuertes eran sus sentimientos por ella que pidió a los dioses que la convirtieran en una mujer de carne y hueso para poder amarla como una a una mujer real y Afrodita le concedió su deseo.

También conocido como la profecía autocumplida, la esencia del efecto Pigmalión, consiste en cómo las altas expectativas de alguien en relación a otra persona dan como resultado un alto rendimiento en esta última, o en cómo unas expectativas bajas influyen en el otro de manera negativa, afectando a su rendimiento.

Cuando estas expectativas, ya sean altas o bajas, proceden de un individuo hacia sí mismo el fenómeno se conoce como efecto Galatea.

Así, el proceso clave que subyace tanto al efecto Pigmalión como al efecto Galatea es el poder de las expectativas y cómo estas influyen en las conductas y rendimientos, tanto de los demás como de nosotros mismos. Por lo que si tenemos en cuenta estos efectos, nuestras creencias son más importante de lo que pensamos.

Rosenthal y Jacobson fueron quienes estudiaron este efecto. En los años sesenta realizaron un pequeño experimento en una escuela californiana. El estudio consiste en dar información falsa a los profesores acerca de la capacidad intelectual de algunos de sus alumnos.

A los profesores se les dijo que se había realizado un test de inteligencia de sus alumnos, y que se había comprobado que una serie de estudiantes tenían un gran coeficiente intelectual. En realidad, los alumnos habían sido escogidos al azar, sin relación alguna con el resultado del test. El estudio, que tomaba a los profesores como cobayas del experimento, estaba designado para comprobar si aquellos alumnos respecto a los que los profesores tenían mayores expectativas terminarían mostrando un mayor crecimiento intelectual que el resto de los alumnos del grupo cuando se les evaluase posteriormente.
Al final del experimento, algunos de los estudiantes de los que se tenía la expectativa que eran mas capacitados, mostraron unos resultados en los test de inteligencia superiores a los que se hubiese esperado de ellos sin la intervención realizada, y las notas obtenidas en los test fueron superiores a los de otros estudiantes de capacidades similares.

Estos resultados llevaron a los investigadores a concluir que las expectativas infladas que los profesores tenían sobre determinados estudiantes, y muy probablemente el comportamiento que tuvieron con ellos posteriormente para acompañar estas expectativas, fueron la causa de que los estudiantes experimentaran un crecimiento intelectual acelerado.

¿Cómo sacar el máximo partido del efecto Pigmalión en la empresa?
Es fundamental que los responsables de equipos de trabajo hagan un ejercicio de autoexploración. Es lo que les permitirá descubrir cuáles son las expectativas reales que tienen hacia cada integrante de su equipo y por qué. En este sentido habría que analizar la realidad, aunque no sea exactamente como nos hubiera gustado.

A partir de ahí es vital cambiar el modo de expresarse y de formular las afirmaciones, preguntas y comentarios, así como la actitud, la forma de mirar y el tono de voz al hablar para decir lo que queremos transmitir. En este sentido, reconocer cada miembro de equipo por lo que es, cuáles son sus habilidades y todo lo que tiene de positivo ayuda a acompañarlo y a que se sienta acompañado y sobre todo, a que mejore su autoestima y su actitud ante la vida.

Terminaremos el podcast con la sección de comunicación en la que hablaremos de la app del empleado.
Estamos viviendo un momento en el que las aplicaciones móviles cobran cada vez más relevancia y se consolidan como soporte de comunicación. Y las empresas no deben mirar hacia otro lado y quedarse enrocadas en sus clásicas intranet corporativas.
La mayoría de las actuales intranets están obsoletas, son repositorios de contenido estático, noticias… donde el empleado poco tiene que aportar o comentar, por lo que su participación es casi nula.

Ahora imaginemos una app a través de la que el empleado puede solicitar sus vacaciones, descargarse su nómina, reservar una sala para una reunión imprevista o conocer al momento las novedades en las promociones que la empresa ofrece a sus clientes; recibir su pack de Acogida, saber cuáles son las zonas de evacuación del edificio, qué tipo de formación le ofrece la empresa o incluso consultar su correo.

Hablamos de la posibilidad de acceder a la información con una mayor flexibilidad y agilidad.

Pues amigas y amigos. Existe y algunas empresas la están utilizando. Hablamos de la App del empleado. La app de empleado aporta inmediatez, acceso a la información en cualquier momento y lugar, siendo una herramienta potencialmente extraordinaria para mejorar la comunicación interna y ahorrar costes de procesos dentro de las grandes organizaciones. Además, supone una herramienta muy útil para los equipos de desarrollo de negocio.

Se pueden, incluso, ofrecer incentivos a aquellos empleados que utilicen la app, compartan contenidos, socialicen la información…

De manera que se pueden aplicar técnicas de gamificación, ofreciendo premios y reconocimientos como si de un cliente externo se tratase. Motivar e incentivar al empleado es uno de los principales objetivos de cualquier compañía para conseguir una mayor productividad, y este tipo de apps lo facilitan enormemente.

En definitiva, la app del empleado supone una gran oportunidad de mejorar la comunicación interna de la empresa con los empleados, ofreciendo inmediatez, interacción y enriquecimiento del trabajo en equipo de una forma flexible y eficiente.

Buenas tardes!!! Feliz semana, nos escuchamos el próximo domingo a las 18:30


Deja un comentario