Episodio 1 – El Secreto de tu Éxito eres tu Mism@

Os dejo el Episodio 1 – El Secreto de tu Éxito eres tu Mism@ y su transcripción

 

Comenzamos en directo a través de la página de Facebook “El Secreto de tu Éxito eres tú mismo”, del canal de twitter @faustinosg y del podcast que podéis seguir en la página web www.faustinosanchezguindo.com

Podéis enviarnos vuestros comentarios a través del hastag #elsecretodetuexito

Hoy en la sección de liderazgo vamos a hablar de la metáfora acerca de el remero español.

Hoy vamos a reflexionar acerca de la antigua historia del remero español. Y digo antigua porque ya tiene muchos años, Sin embargo, todavía seguimos viviendo casos en el mundo empresarial que nos hacen recordarla.

Cuenta la historia que hace un par de años se celebró una competición de remo entre dos equipos formados por empleados de una empresa española y empleados de una empresa japonesa.

Nada más dar la salida el equipo japonés imprimió un fuerte ritmo y empezó a distanciarse del equipo español. Finalmente el equipo español llegó a la meta con una hora de retraso respecto al equipo nipón.

Finalizada la carrera, el equipo directivo de la empresa española se reunió dispuesto a tomar cartas en el asunto y analizar el motivo de tan bochornosa actuación. Pues bien, estas mentes maravillosas observaron que la plantilla de la embarcación japonesa estaba formada por 10 remeros y un jefe de equipo mientras la española estaba formada por 2 remeros y 9 jefes de equipo, así que decidieron tomar nota y adoptar las medidas necesarias para la siguiente edición de la regata. El segundo año el equipo español estaría compuesto por 1 director, 3 gerentes, 4, jefes de equipo y 2 remeros

Volvió la competición al año siguiente y los remeros japoneses con su formación tradicional de 10 remeros se impusieron a los españoles desde la primera remada aventajando en la línea de meta en dos horas al equipo español.

Desconcertados e indignados por el fallo en su estructura, los directivos españoles decidieron crear un plan mucho más vanguardista para el año siguiente. Esta vez no se dejarían sorprender por los japoneses y su equipo estaría formado por 1 director, 2 asesores, 3 gerentes y 3 auditores externos, además habían despedido a uno de los remeros por falta de implicación y habían contratado a un vigilante de seguridad para que no le quitase ojo al único remero que quedaba, al cual le había quitado las vacaciones y los pluses de productividad por su bajo rendimiento.

El equipo asiático, fiel a su estilo, optó una vez más por su ya conocida formación integrada por 10 remeros y un jefe de equipo; esta vez el equipo japonés aventajó en más de tres horas al equipo español.

Inmediatamente el presidente de la compañía española convocó a su gabinete de crisis a la que asistió también el consejero delegado. Después de tres intensas horas de reunión llegaron a la siguiente conclusión:

“El remero es un incompetente y en la siguiente edición el remero será subcontratado a una empresa externa ya que, a partir de la trigésimo quinta milla marina, se ha podido observar cierta dejadez por parte del remero de plantilla, llegando a rozar el pasotismo en la línea de meta…”

Finalmente, por un acuerdo con una prestigiosa universidad española el equipo directivo consiguió que la plaza del remero fuese ocupada por un becario.

En fin…Cuando el remero se cansa…

En la sección de El secreto de tu éxito vamos a hablar en que consiste el secreto de tu éxito

  • Ser consciente de que la distancia entre conseguir tu éxito o quedarte en el intento es mínima. Ten claro que la diferencia entre alcanzar lo que deseas y por lo que luchas día a día, y tener que seguir intentándolo, es mínima pero es clave.
  • Tomar conciencia de quién eres y del mundo que te rodea. Constituyen la base para conseguir tu éxito, tanto profesionalmente como en la vida en general.
  • Identificar tus defectos y tus virtudes. No eres perfecta, no eres perfecto. Tienes defectos como todos. Lo importante es saber identificarlos y tratar de transformarlos en virtudes.
  • Soñar con lograr los objetivos que te propongas. Te gusta soñar con lo que deseas, ya que soñando y deseándolo lo que consigues es convertir en realidad a través de tu mente, los objetivos que te has marcado y disfrutar de las sensaciones agradables que te producirá el conseguirlos.
  • Tener claro qué es lo que quieres conseguir y cómo lograrlo. Para hacer realidad esos sueños, debes tener claro qué es lo que quieres alcanzar y el camino que debes recorrer. Y además debes estar comprometido para alcanzarlo.
  • No obsesionarte con los objetivos inicialmente marcados. El deseo de alcanzar tus objetivos, e ir caminando hacia ellos, no presupone quedar atado a aquella decisión que tomaste en un momento dado, cueste lo que cueste. Si en el camino descubres que quieres modificarlos, tienes toda la libertad para hacerlo. Al fin y al cabo, son tus objetivos, elegidos por ti.
  • Tener autoestima. Cuando las cosas te van bien, entonces estas bien…, te sientes bien…, vas bien. Pero en cuanto la vida se pone difícil, te sientes vulnerable y compruebas que esa autoestima que parece que posees en los buenos momentos, se empieza a desvanecer, te siente empequeñecido, incompetente para superar las adversidades. Debes evitar sobrestimarte cuando las cosas van viento en popa y detestarte cuando te van en contra. Para ello, trabajarás tu autoestima, que te permitirá llegar a ser tú misma, tú mismo, no siendo el juguete de influencias externas…, teniendo claro que tú eres la misma persona, tanto cuando las cosas van bien, como cuando no son favorables.
  • Trabajar la confianza mutua. Además de trabajar tu autoestima, debes labrarme la confianza de los que te rodean, de los que quieres y te quieren, así como confiar en los que sabes que en los momentos clave no te van a fallar. Sin esa confianza no hay éxito. No hay relación de ningún tipo que tenga éxito sin confianza mutua, ya sea un matrimonio, una amistad, una relación laboral… A la larga, sin confianza, dejan de funcionar.
  • Pasar a la acción. Como dijo Romain Rolland, “al actuar, a veces nos equivocamos. Al no hacer nada, nos equivocamos siempre”. Ha llegado el momento, ¡Pasa a la ACCIÓN! Los pasos que seguirás son Planificar la acción a seguir, Intentarlo convencida, convencido de tu éxito y si no lo consigues…Aprender de la experiencia para futuras acciones.
  • El conseguir lo que deseas depende en gran parte de ti.

 

En definitiva, El Secreto de tu Éxito… ¡ERES TÚ MISMA, ERES TÚ MISMO!

 

Terminamos este podcast con la sección de comunicación en la que te invitamos a cuestionarte si eres una persona buena comunicadora

Los seres humanos somos comunicadores innatos, inclusive una mirada, una acentuación de nuestras cejas puede decir muchas cosas, tanto así que podría negar lo que queremos comunicar, a esto se le conoce como mensajes cinéticos.

Pero, ¿Cómo sabemos si somos buenos comunicadores? Hay que entender que el proceso de la comunicación parte desde un emisor que da un mensaje, la codificación es la manera en la cual organizamos nuestras ideas para transmitir el mensaje. El canal es como se emite, ya sea verbal, escrito, con gráficos, etc. La decodificación es por parte del receptor quien interpreta el mensaje que entiende, se le está transmitiendo. La retroalimentación permite al receptor responder ante el mensaje reiniciando nuevamente el proceso.

Partiendo de estos conceptos, para ser un buen comunicador es sumamente importante conocer quien será nuestro receptor, ya que un mismo mensaje no puede ser codificado para distintos oyentes de la misma manera. Por ejemplo, el lenguaje que se utiliza en las comunidades médicas o ingenieriles no podría ser entendido por un receptor que no ha sido formado de esta manera.

El error surge cuando no se entiende esto y se quiere transmitir un mismo mensaje para todos, sin adecuarlo al público al que va dirigido. Es como si se quisiera enseñar en las escuelas hispanas la obra de Hamlet de Shakespeare en su inglés original, pero si fuera un curso de inglés sería apropiado y aun así habría que tener en cuenta que si se utiliza el texto original contiene palabras que no son entendibles porque pertenecen al inglés antiguo.

Además, el canal por el que se emite el mensaje también será de suma importancia para que se entienda. Por ejemplo, una empresa decide hacer una reestructuración de sus horarios de trabajo y lo comunica por correo electrónico, y también en revista corporativa. ¿Qué sucede? Ocurre que a nadie se le ocurrió saber si se entendió o no el mensaje y aparece ahí una forma alternativa de la comunicación que en este caso es informal, el rumor, que tiene tres características, 1º no están controlados por el estamento directivo de la empresa, 2º los trabajadores los perciben como creíbles y más confiables que los comunicados formales y 3º son utilizados para servir a los intereses de las personas involucradas.

Volviendo al ejemplo, Los trabajadores comienzan a pensar que el mensaje no dicho u oculto, también conocido como metacomunicación, del cambio de horario es que la empresa está en crisis y por eso está reorganizando los horarios, si esta información inclusive fuera comentada por los trabajadores a sus familias, reenviarían el correo a otras personas, podría generar una crisis a la empresa cuya imagen decaería. En caso de cambios que afectan a muchas personas lo mejor es comunicarlo directamente en reuniones en donde se garantice que haya retroalimentación.

Para asegurarnos de ser buenos comunicadores, también debemos de entender que todo proceso puede verse afectado por el ruido, que viene a ser los obstáculos en el intercambio de mensajes. Hacer una reunión en un lugar donde hay otras reuniones, o con interferencia de celulares, que los oyentes tengan algún problema físico como sordera o estén enfermos y no puedan entender el mensaje. O que el público ya este predispuesto a no querer recibir el mensaje por problemas previos.

En resumen, si no conocemos a nuestro público, no seremos buenos comunicadores, el mensaje es para ellos, por lo que hay que tener en claro, como lo recibirán y de esta manera, se pueda mejorar significativamente el ambiente de trabajo y el clima laboral.

Buenas tardes!!! Feliz semana, nos vemos el próximo domingo a las 18:30

Deja un comentario