El futuro de la comunicación con Blockchain

¿Te ha gustado el episodio? Pues puedes tenerlos todos en tu móvil y ser el/la primer@ en recibir las nuevas publicaciones descargando GRATIS la app “El Secreto de tu Éxito PODCAST” (de momento solo para android)

O si prefiernes, suscríbete al podcast “El Secreto de tu Éxito PODCAST” y recibirás de primera mano las novedades en cuanto a publicaciones.

Y además puedes apoyar el proyecto haciéndote fan lo que te permitirá disfrutar de episodios extra en exclusiva para personas que apoyan al crowfunding

Puede que si hablo de Blockchain no recuerdes exactamente a qué me estoy refiriendo. Pero si te hablo de criptomonedas, bitcoin… ¿a que sí? Pues simplificando mucho, podríamos decir que Blockchain es la tecnología que soporta las transacciones de criptomonedas.

 

La tecnología Blockchain, o lo que es lo mismo, ‘cadena de bloques’, ha venido para quedarse y revolucionar, tanto el sector de los negocios e inversiones, como el de la propia comunicación. La tecnología de la cadena de bloques ha dejado de ser territorio específico del sector financiero y sus aplicaciones se están extendiendo a todas las actividades: tecnología, e-commerce, energía, servicios, etc. Por supuesto, la comunicación y las relaciones públicas tampoco van a quedar al margen de la llamada Blockchain Revolution.

 

¿Pero qué es exactamente el blockchain y por qué está destinado a cambiar la forma de trabajar en prácticamente todos los sectores? En esencia, Blockchain es un gran libro de contabilidad virtual que se va construyendo por bloques que luego se unen. Es la contabilidad (ágil, barata y descentralizada) del mundo Bitcoin. La particularidad es que ese libro está replicado en todos los nodos u ordenadores que sostienen el sistema Bitcoin. Es decir, al no ser un modelo centralizado y, por tanto, no depender de intermediarios como bancos o gobiernos, elimina barreras que ralentizan el proceso o provocan inseguridad en el mismo.

 

Las ventajas de esta nueva infraestructura y sus prestaciones van mucho más allá, sobre todo en aquellos negocios basados en la intermediación: desde energía, votos en las elecciones hasta medios de comunicación. De hecho, algunos profesionales hablan de una reinvención de la comunicación ya que, al no necesitar de intermediarios y convertir al usuario en el responsable de verificar la información, se establece un nuevo escenario para periodistas, medios, agencias y consultoras de comunicación.

 

Usos del blockchain en la comunicación y las RR. PP.

 

Algunos profesionales hablan de una reinvención de la comunicación ya que, al no necesitar de intermediarios y convertir al usuario en el responsable de verificar la información, se establece un nuevo escenario para periodistas, medios, agencias y consultoras de comunicación

 

Un primer uso especialmente interesante del blockchain es la verificación de la información que se difunde en Internet. Actualmente existe un gran debate sobre las fake news y el impacto que están teniendo en la credibilidad de los medios de comunicación, las plataformas de redes sociales y la comunicación de las marcas. Gracias al blockchain, los usuarios podrán verificar de inmediato la autenticidad de una información y su procedencia. No habrá sitio para bulos, rumores, noticias falsas o manipulaciones, porque se podrán desenmascarar con un solo clic. En este sentido, ya son varios los proyectos mediáticos que se han lanzado a través de Blockchain con el objetivo de aumentar la calidad de las noticias, acabar con las ‘fake news’ y, en definitiva, conseguir un periodismo más veraz y profesional.

 

Del mismo modo, el blockchain supondrá un gran avance en la protección de la propiedad intelectual, un aspecto que preocupa tanto a los consumidores como a las marcas. Como los registros de la cadena de bloques son imposibles de manipular, se podrá comprobar fácilmente si una oferta, un producto o una página web son realmente genuinos y han sido autorizados por la marca correspondiente (o se trata de falsificaciones, mercado gris, etc.) Esto aumentará la confianza en las compras online y supondrá un nuevo impulso para el comercio electrónico.

 

En tercer lugar, el blockchain permitirá la supresión de intermediarios entre los emisores y los receptores de las campañas de comunicación. Las marcas (o las agencias que gestionen las campañas en su nombre) podrán pagar directamente a los usuarios a cambio de que vean sus mensajes y tendrán la certeza de que cada euro invertido se traducirá en un impacto real y cuantificable. Se acabó lidiar con falsos influencers o portales con cifras de tráfico hinchadas. Tampoco será necesario pagar a compañías como Facebook o Google para que muestren a los usuarios online contenidos de marketing que han sido generados por las propias marcas.

 

Una cuarta aplicación interesante de la tecnología de la cadena de bloques es que permitirá una relación más directa con los comunicadores (periodistas, bloggers, prescriptores, etc.). Por un lado, las marcas y agencias podrán enviar sus notas de prensa y contenidos de marketing directamente a listas de comunicadores verificadas y segmentadas con todo detalle. No hará falta realizar envíos masivos por correo electrónico a direcciones casi anónimas. Por el otro lado, los comunicadores podrán crear contenidos y venderlos de forma directa a los usuarios, que les remunerarán mediante criptomonedas a cambio del acceso a la información. Además, esta tecnología permite que los lectores y usuarios de la noticia, puedan dar su opinión, corregir o simplemente ofrecer sus propias sugerencias al autor del mismo en tiempo real, que podrá aceptarlas o no.

 

Finalmente, el blockchain también mejorará la protección de la privacidad de los usuarios. Su presencia online se concretará en un identificador digital que posibilitará a cada usuario decidir con qué empresas o páginas desea compartir sus datos personales. Cuando navegue en Internet, el usuario también podrá bloquear automáticamente toda la publicidad online excepto la que haya autorizado. Y si alguna empresa encuentra la forma de burlar esta protección, dejará un rastro en los registros de bloques de datos que permitirá identificarla y denunciarla.

 

¿Ciencia ficción o una realidad palpable? Bueno, la verdad es que ya existen plataformas que usan la tecnología de cadena de bloques como Publiq, Monegraph, BAT, Mavin, Steemit… Son solo algunos ejemplos de cómo esta innovación será capaz de transformar la industria de la comunicación y las relaciones públicas. La revolución del blockchain apenas ha empezado

 

Deja un comentario