La importancia de la estrategia en la Campaña Electoral

La importancia de la estrategia en la Campaña Electoral

“Una estrategia correcta puede sobrevivir a una campaña mediocre, pero una campaña brillante puede fracasar si la estrategia está equivocada.” Joseph Napolitan

Establece el objetivo

El objetivo central de toda campaña electoral ¿es ganar las elecciones?

Recuerda las características que debe tener en general cualquier objetivo a cumplir:

  • Específico: Es decir lo más concreto posible para poder identificar lo que deseas lograr.
  • Medible: Al medir un objetivo podemos compararlo con la planificación o con el objetivo y decidir en caso de desviaciones o variaciones qué medidas correctivas vamos a tomar. Para ello, son fundamentales las encuestas que se realizan durante la campaña. El problema surge en las elecciones municipales o en candidaturas de pequeños partidos que no tienen acceso a esa información. En estos casos habrá que buscar otras alternativas lo más fiables posible para saber como va calando nuestro mensaje de campaña.
  • Alcanzable: A ver, todo el mundo desea ganar, pero es importante tener claro al menos a nivel interno cuál es nuestra aspiración en función de nuestros medios, alcance, situación electoral anterior/es. Es importante la comunicación clara de cual es el reto a alcanzar y asegurarnos que todos en el equipo de Campaña estén alineados hacia el logro de dicho reto. Todos!!!
  • Realista: Muy relacionado con el anterior. Los objetivos planteados deben estar dentro de las propias posibilidades. Proponerse algo irrealizable es una puerta abierta al fracaso. El objetivo ‘voy a ganar las elecciones’ puede no ser realista para ti,  pero quizá el objetivo de conseguir un concejal más o x diputados puede ser más realista.
  • Acotado en el tiempo: Acotar algo en el tiempo quiere decir que se debe establecer un plazo dentro del cual se debe cumplir el objetivo. En el caso de la campaña electoral es muy claro. El límite está el día de votación.

Una vez determinado el objetivo, este se tiene que englobar dentro de un Plan de Acción. “Mientras no tengamos un Plan de Acción nada podrá suceder, un buen plan tiene objetivos SMART. El establecer objetivos correctos provee al plan del soporte necesario para su cumplimiento”. Lo que los convierte en pequeños escalones que ayuden a cumplir el objetivo deseado. Para la definición clara de la estrategia puede ser importante definir el marketing mix de la campaña.

Regla de las 4 p

A continuación, vamos a establecer una relación entre las 4 P’s del marketing mix (Producto, Precio, Plaza o distribución y Promoción) dentro del ámbito político:

  • Producto: El elemento clave en torno al cual gira una campaña política es el programa electoral. Dicho programa se elabora no solo en torno a las necesidades de la población sino también en base a unos ideales concretos, y es el componente principal que incita a un ciudadano a inclinarse a favor de un partido u otro.
  • Precio: Es el propio voto. Si en el ámbito comercial el precio es el valor que estamos dispuestos a pagar por obtener un producto concreto, en el ámbito político, el voto representa el valor que aportamos a un partido para que su programa electoral sea el ganador.
  • Distribución: Son los medios, tanto directos como indirectos, a través de los cuales un partido político hace llegar su programa electoral a los ciudadanos.
  • Comunicación: Las campañas electorales son eventos de comunicación, tanto oral como escrita, en los que participan los candidatos electorales con el propósito de obtener un número de votantes adecuado para ganar las elecciones. Dichas campañas forman el componente principal de comunicación dentro del marketing político.

Desarrollaremos cada una de  ellas en los siguientes post.

 

El cara a cara en Comunicación Política

El cara a cara en Comunicación Política

El espacio clave para convertir la simpatía hacia unas siglas o un candidato a una papeleta en urna sigue estando en la calle. El cara a cara entre el candidato y el votante es decisivo. El beneficio más grande de la comunicación cara a cara es que es personal. Piensa en las interacciones que tienes con otros y las diferencias entre las interacciones que se realizan por teléfono o whatsapp por poner dos ejemplos en relación con aquellas que se realizan en persona. Cuando interactuamos con otros uno a uno es más fácil formar un vínculo o conexión.

El electorado reclama una comunicación más humana y que el candidato deje de ser el centro para ceder protagonismo y participación a la ciudadanía. “En unas elecciones locales, donde se conoce mejor al candidato, creo que es más importante generar una relación de confianza, ser auténtico y cercano y propiciar canales de comunicación directa con la ciudadanía que permitan algo que la mayoría de candidatos no tienen en cuenta y que es fundamental en comunicación: escuchar. Hemos podido ver como la misma Hillary Clinton ha comenzado su carrera electoral hablando con la gente cara a cara, en el bar, en sus casas, etc. Escuchando. Yo creo que ya no se pueden hacer las campañas como antes, sobran mítines y fotos preparadas y faltan momentos de encuentro real y compromisos”, dice el director de comunicación de Prismaglobal.

Comunicación no verbal

Otro aspecto a tener en cuenta es que la comunicación cara a cara ofrece beneficios que otros tipos de comunicación (por ejemplo, Facebook o Twitter) no pueden ofrecer. Cuando nos comunicamos cara a cara podemos ver señales no verbales que tal vez de otra forma no podamos ver. Los posts, los tweets… pueden ser fácilmente malinterpretados, mientras que las señales no verbales como sonreír, asentir, cruzarse de brazos, fruncir el ceño, y un montón de otras señales le añaden significado a nuestras conversaciones.

Conocimiento del candidato

Para el consultor Ortiz de Arri, el grado de conocimiento de muchos candidatos es “bajo”, lo que les obliga a “darse a conocer. Y para eso, las redes sociales no son suficientes. Es obligatoria una estrategia de aproximación a la ciudadanía de una manera más personal. Eso puede incluir desde visitas puerta a puerta hasta actos de calle”.

Y para amplificar esa fórmula que apuesta por la cercanía, el vídeo se ha convertido en protagonista. No se dispone del candidato en vivo y en directo, pero la versión en diferido también es válida. Hoy en día casi todos los partidos políticos cuentan con su propio canal de YouTube, donde comparten los vídeos de sus distintas apariciones en medios así como los que se utilizan para sus campañas electorales.

En definitiva, La comunicación política a través de la red es clave, pero los políticos deben ser creativos para conseguir presencia en la calle y en los medios de comunicación para que se les conozca a ellos y no sólo a sus propuestas. El electorado se mueve por emociones y éstas, a día de hoy, se siguen transmitiendo de una manera más efectiva en el cara a cara.