Neuropolítica

El objetivo de la Neuropolítica consiste en comprender cómo actúa el cerebro de los seres humanos no ya desde una perspectiva médica o biológica sino desde un punto de vista que los considera como ciudadanos, electores o receptores expuestos a los estímulos de la comunicación política. En ese sentido, la neuropolítica tiene un doble objetivo:

  1. saber qué valores, sentimientos o imágenes canalizan o provocan las decisiones de los ciudadanos
  2. a partir de ese descubrimiento podrán trazarse las estrategias y tácticas de comunicación política adecuadas a cada momento y circunstancia.

Neuropolítica como base de la acción transformadora
La neuropolítica se abre paso como una nueva disciplina capaz de comprender el cerebro de las personas en su condición de ciudadanos, electores o activistas. Nos permite conocerlo mejor, saber cómo funciona, cómo articula sus imágenes, con valores, con sentimientos y cómo se canalizan sus decisiones.

Es vital la comprensión real de las emociones, de las palabras y el comportamiento del cerebro en su misión reguladora y directiva de las actitudes humanas. En lugar de presentar las emociones y los estilos de vida como un conflicto frontal, y como un fracaso de la racionalidad, la oferta política debe comprender las relaciones de complementariedad entre lo cognitivo, lo emocional, lo vivencial y el aprendizaje, como un conjunto inseparable de la naturaleza humana y del cerebro humano.

En los años ochenta, las neurociencias comprobaron que el voto no era una decisión racional, fría y calculada, sino una decisión basada en métodos no rigurosos como la experiencia personal.

Ante la elección de una papeleta en el colegio electoral, el votante evoca recuerdos, miedos, temores y satisfacciones; la aparente decisión “racional” de introducir una determinada opción electoral en la urna, en realidad sólo refleja un sentimiento de aversión o aprecio por un candidato. En tiempos de campañas electorales, los políticos y medios suelen preocuparse por las cifras de las encuestas, pero un nuevo estudio demuestra que un análisis genético de la población sería más certero para predecir las tendencias electorales.

Esta nueva etapa de la Neurología es muy importante para los especialistas en medios de comunicación. Son estudios científicos valederos que permiten profundizar el análisis de diferentes temas, no sólo los políticos. Debemos aprovechar esta nueva “herramienta” para pensar y reflexionar el mundo posmoderno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s