Comunicándonos en el centro de trabajo: tips y estrategias

Comunicándonos en el centro de trabajo: tips y estrategias

La comunicación en el centro de trabajo es muy importante, pero con tantas personas involucradas, todas con diferentes personalidades y diferentes niveles de comprensión, la comunicación puede ser difícil y surgen malentendidos.

Lo que necesita comunicar en su lugar de trabajo varía un poco de acuerdo con sus responsabilidades laborales. Esto difiere a veces si tiene la responsabilidad y autoridad sobre otros miembros del personal.

La comunicación es vital en cualquier lugar de trabajo y aquí están algunos de los tips y estrategias esenciales para una buena comunicación:

  1. Dar instrucciones claras

Usted ahorraría tiempo a largo plazo si sabe dar instrucciones, incluso simples, con claridad y asegurándose que sean comprendidas. Dejar una pausa para que la gente haga preguntas – o invitar a que las hagan. Es mucho mejor si una tarea se entiende desde el principio, en lugar de tener que volverla a hacer porque se hizo mal la primera vez.

  1. Sea constructivo, no crítico

A menudo las personas que han tratado de organizar su trabajo o resolver problemas, han sido muy criticadas por la solución que aplicaron. No es de extrañar, entonces por qué no se molestan tratando hacerlo de nuevo.

La otra cara de la moneda es que cuando los empleados están facultados para tomar algunas decisiones por sí mismos, sus jefes tienen más tiempo para seguir adelante con su propio trabajo para hacer progresar el negocio.

  1. Deje que la gente sepa el “panorama general”

¿A que están dirigiéndose todos? La gente va a trabajar más duro y más inteligentemente, si conocen que el trabajo que están haciendo contribuye a un producto final.

 

  1. Comunicar mensajes con eficacia

Los centros de trabajo tienen a menudo muchas personas que laboran allí. Los mensajes deben ser transmitidos de manera eficiente a través de cualquier medio – cara a cara, teléfono, correo electrónico, etc.

Si usted tiene un mensaje para transmitir, asegúrese de hacerlo con precisión, a la persona correcta – y de manera oportuna. Si el mensaje es largo – escríbalo en lugar de confiar en su memoria.

  1. Dar a la gente la libertad de organizar al menos algo de su trabajo

Si la gente tiene claro lo que hay que hacer, puede comprender y establecer una lista de prioridades para su propio trabajo. Esto los mantiene motivadas y también, tienden a trabajar más eficientemente, ya que saben lo que se tiene que hacer y pueden alternar tareas de acuerdo a ello.

  1. Dejar claro lo que se espera

Finalizar una conversación con algo como:

“Por lo tanto, ¿estoy en lo cierto al considerar que usted piensa que el proyecto se completará al finalizar el día?

Por lo que, si las personas anticipan un problema, tienen la oportunidad de decir si van a tener dificultades con esto. Eso le da la oportunidad – y la responsabilidad – para ayudarlos.

  1. Tratar a la gente como individuos

Toda persona tiene diferentes necesidades y personalidades. Distintas personas piensan de manera diferente. Es bueno si se puede averiguar qué enfoques funcionan bien con sus colegas y empleados; de esta manera, obtendrán el máximo provecho en cada interacción y todo el mundo será más feliz.

En conclusión, todo se reduce a la capacidad de comunicación – o la falta de ella. Es su responsabilidad hacerse entender – no importa cuántas veces lo tenga que hacer – y es responsabilidad de la otra persona hacerle saber cada vez que no entienda algo: la comunicación en el lugar de trabajo se basa en ello.

El Alfabeto de la Motivación Parte II

El Alfabeto de la Motivación Parte II

¿Qué te ha parecido el alfabeto de la motivación hasta el momento?, ¿te comprometes a aprenderlo y de ser posible cumplirlo? o solo lo leerás y lo olvidarás como muchas cosas que ves y lees, pero no le das la importancia debida. Recuerda que el cambio está en ti, nadie puede obligar a otro a que logre sus objetivos, o que esté motivado.

Continuemos con el alfabeto desde donde se quedó:

M – Muévete para que las cosas sucedan. La motivación se refleja cuando tus sueños son parte de tu trabajo.

N – Nunca mentir, engañar o robar. Siempre se debe jugar un juego justo. Si consigues algo mintiendo, engañando o robando, no será un verdadero logro, solo una manera facilista que no durará en el tiempo y a la larga te hará infeliz.

O – Ojos siempre abiertos. Debes aprender a tener actitud y sentido común. Ver las cosas en dos formas – cómo quieres que sean las cosas, y cómo deben ser.

P – Práctica hace al maestro. La práctica es la motivación. Nos permite aprender maneras de cómo podemos recuperarnos de nuestros errores.

Q – Quienes se rinden nunca ganan. Y los ganadores nunca se rinden. Por lo tanto, elige tu destino – ¿vas a ser un cobarde? ¿O un ganador?

R –  Recuerda estar Listo. La motivación es también preparación. Debemos escuchar la vocecita dentro de nosotros que nos dice que empecemos antes que otros. Recuerda, no estaba lloviendo cuando Noé construyó el arca.

S – Solo deja de procrastinar. Es decir, de dejar las cosas para otro momento, dilatarlas, posponerlas. Mientras más tiempo pases dejando para otro momento las cosas, nunca empezarás nada.

T – Toma el control de tu vida. La Disciplina o autocontrol tómalo como sinónimo de motivación. Ambos son factores clave en la superación personal.

U – Ubícate en el punto de vista de los otros. Si sabes muy bien cómo hablar, también debes aprender a escuchar. Anhela comprender primero, y ser entendido después.

V – Visualiza. Motivación sin visión es como un barco en tierra seca. Si no visualizas lo que quieres ¿cómo sabes realmente lo que deseas?, podrías estarte esforzando con algo, y al lograrlo descubrir que no era lo que querías.

W – Wagner dijo “La alegría no está en las cosas, sino en nosotros”. Soñar significa creer. Y creer es algo que tiene sus raíces en  la motivación y superación personal.

X – eXtra esfuerzo es lo que te hará diferente a los demás. Cuando estás motivado, se tiende a poner “extras” en su vida como tiempo extra para la familia, ayuda extra en el trabajo, un cuidado especial para los amigos, y así sucesivamente.

Y – Y eres único. Nadie en este mundo se ve, actúa o habla como tú. Valora tu vida y existencia, porque vas a vivirla una vez.

Z – empieZa ya. ¡Concéntrate en tus sueños y lógralos! El momento de empezar es ahora, ayer ya se fue y mañana aun no empieza, si no te decides hoy, nunca empezarás.

FUENTES

Wagner, R. La Felicidad esta adelante. En http://www.lafelicidadestadelante.com/la-alegria-no-esta-en-las-cosas-sino-en-nosotros/

El Alfabeto de la Motivación Parte I

El Alfabeto de la Motivación Parte I

El dolor en ocasiones puede ser la razón por qué la gente cambia. Reprobar en la escuela nos hace darnos cuenta que tenemos que estudiar. Ser humillado nos da el “empuje” de hablar y luchar por nosotros mismos para enfrentarnos a próximas humillaciones. Puede ser una experiencia amarga, la trágica historia de un amigo, una gran película o un libro inspirador que nos ayudará a levantarnos y obtener la cantidad justa de motivación que necesitamos para mejorar nosotros mismos.

Con las innumerable negatividad que el mundo trae consigo, ¿cómo mantenemos motivados? Puedes intentar con estos tips que vienen en forma de alfabeto…

A – Alcanza tus sueños. Evita las personas, las cosas y los lugares negativos. Paulo Coelho dijo El mundo está en las manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y correr el riesgo de vivir sus sueños.

B – Busca Creer en ti mismo y en lo que puedes hacer. Si no crees en ti mismo, nadie creerá tampoco en ti.

C – Considera las cosas en todos los ángulos y aspecto. La motivación viene de la determinación. Para ser capaz de entender la vida debes ver las cosas por ambas caras de la moneda.

D – Da todo de ti, no te rindas.  Thomas Alva Edison fracasó una vez, dos veces y más de tres veces antes alcanzar su invención y perfeccionar la lámpara incandescente. Haz que la motivación tome el volante.

E – Encuentra un momento para disfrutar. Trabaja como si no necesitaras el dinero. Baila como si nadie te estuviera mirando. Ama como si nunca hubieras amado. Aprende como si fueras a vivir para siempre. La motivación surge cuando la gente es feliz.

F – Familia y amigos – son los grandes tesoros de la vida. No los pierdas de vista. Tu familia debe ser motor que te motive a seguir creciendo. Tus amigos deben ser el combustible que te impulse a salir adelante.

G – Genera más de lo que te piden. ¿Dónde se desarrolla la motivación y auto mejora en el trabajo? ¿En casa? ¿En la escuela? Es cuando se hace un esfuerzo extra para lograr las cosas.

H – Haz que tus sueños se cumplan. Es posible que se dejen de lado por un momento, pero estarán ahí para ser tu fuerza impulsora, no dejes que se pierdan.

I – Ignora a los que tratan de destruirte. No dejes que otras personas te quiten lo mejor de ti. Mantente alejado de gente tóxica – la clase de amigos que odian oír hablar de tu éxito.

J – Justamente se tú mismo. La clave del éxito es ser uno mismo. Y la clave del fracaso es tratar de complacer a todos.

K – Kilómetros de recorrido intentándolo sin importar lo difícil que parezca. Cuando una persona está motivada, con el tiempo la vida dura se facilita, preparando el camino para la superación personal.

L – Logra aprender a amarte a ti mismo. ¿No es tan fácil?, así como amas a otros y otros te aman a ti, debes amarte a ti mismo.

Continuará….

FUENTES:

Coelho, P, en Frases de Hoy. http://www.frasedehoy.com/frase/2242/

HABILIDADES SOCIALES, CLAVES EN EL MUNDO LABORAL

Una situación laboral inestable es aquella en la que no tenemos asegurada la continuidad por diferentes motivos. Nuestra empresa puede estar en crisis, notamos mal ambiente de trabajo o estamos sujetos continuamente contratos temporales.

Esta situación nos puede generar inquietud, estrés, inseguridad, etc. reduciendo nuestra concentración en el trabajo pero también nuestro bienestar en general y minando nuestros proyectos de futuro. Es complicado trabajar bajo esa presión pero os daremos unos tips para ayudaros a llevarlo mejor:

  • Busca otro empleo de forma activa. Aunque no llegues a cambiar de trabajo conocer otras opciones a las que podrías acogerte en el momento de perder el tuyo te aportará tranquilidad.
  • Comunica tu situación a las personas de tu alrededor. El apoyo es fundamental y seguro que entienden tu situación. Ellas te ofrecerán la estabilidad que no te da tu trabajo y son las únicas que se mantienen a largo plazo.
  • Relativiza en la medida de lo posible. Nada es seguro en esta vida y todo lo relacionado con lo laboral mucho menos. Piensa en tus cualidades y puntos fuertes, sabiendo que gracias a ellos podrás afrontar cualquier cambio que te pueda deparar la vida.
  • Si ves que la situación se te va de las manos busca ayuda de un profesional, son herramientas que están a nuestro alcance, ¿por qué no cogerlas?

Esperamos que os hayan servido estos pequeños consejos, y que al menos os hagan replantearos un poco la situación.

¿CÓMO AFRONTAR UNA SITUACIÓN LABORAL INESTABLE?

Una situación laboral inestable es aquella en la que no tenemos asegurada la continuidad por diferentes motivos. Nuestra empresa puede estar en crisis, notamos mal ambiente de trabajo o estamos sujetos continuamente contratos temporales.

Esta situación nos puede generar inquietud, estrés, inseguridad, etc. reduciendo nuestra concentración en el trabajo pero también nuestro bienestar en general y minando nuestros proyectos de futuro. Es complicado trabajar bajo esa presión pero os daremos unos tips para ayudaros a llevarlo mejor:

  • Busca otro empleo de forma activa. Aunque no llegues a cambiar de trabajo conocer otras opciones a las que podrías acogerte en el momento de perder el tuyo te aportará tranquilidad.
  • Comunica tu situación a las personas de tu alrededor. El apoyo es fundamental y seguro que entienden tu situación. Ellas te ofrecerán la estabilidad que no te da tu trabajo y son las únicas que se mantienen a largo plazo.
  • Relativiza en la medida de lo posible. Nada es seguro en esta vida y todo lo relacionado con lo laboral mucho menos. Piensa en tus cualidades y puntos fuertes, sabiendo que gracias a ellos podrás afrontar cualquier cambio que te pueda deparar la vida.
  • Si ves que la situación se te va de las manos busca ayuda de un profesional, son herramientas que están a nuestro alcance, ¿por qué no cogerlas?

Esperamos que os hayan servido estos pequeños consejos, y que al menos os hagan replantearos un poco la situación.

¿CÓMO MOTIVAR LA PROACTIVIDAD EN TU EQUIPO?

Las empresas se construyen con la participación proactiva de todos y todas. Un buen trabajo en equipo es la base sin la cual la empresa no podrá desarrollarse, al menos a medio y largo plazo.

Sin embargo a veces esta proactividad tiene limitaciones que pueden venir por distintas causas. La principal es la desmotivación y falta de autoestima de las personas integrantes. Ya sea porque no se sienten valoradas o porque piensan que sus comentarios serán criticados. Para fomentar esta proactividad necesaria os dejamos los siguientes consejos:

  • Aprender a delegar también en la toma de decisiones. Somos conscientes de que es imprescindible delegar tareas, pero ¿qué ocurre con las decisiones? Sobre todo en las empresas de tamaño pequeño la toma de decisiones está muy centralizada en pocas personas, seguro que hay decisiones que se pueden delegar y así apoyar las actitudes proactivas.
  • Fomentar la participación de todo el mundo en las reuniones. Hay que actuar un poco de mediador e incitar la participación. Siempre hay personas que centralizan el discurso, debemos asegurarnos de que creamos un ambiente adecuado en el que cada integrante tenga opciones para la participación. Preguntas como ¿trabajaste en un proyecto similar? o ¿la empresa “tal” lleva a cabo una campaña parecida, no? haremos participar a personas concretas sin llegar a intimidarlas haciendo preguntas más directas.
  • Poner a disposición del equipo formación específica enfocada a la misma; cursos para hablar en público, sesiones para el desarrollo personal, etc. pueden ser buenos aliados.

FATIGA EN EL CONTEXTO LABORAL

La fatiga en el trabajo es un riesgo laboral que se encuadra dentro de los riesgos psicosociales. Consiste en una falta de energía y motivación para llevar a cabo las tareas que se deben realizar. Tiene un componente psicológico, en lo que se refiere a motivación para enfrentar los problemas, pero además también un componente físico que se puede traducir en agotamiento y molestias de diferentes tipos, desde dolores musculares hasta mareos.

Cuando tenemos que afrontar una serie de tareas u obligaciones que percibimos como de exigencia alta, y a la vez creemos que nuestros recursos y capacidades no son suficientes como para resolver la situación con éxito, se produce el estrés. Si nos vemos incapaces de salir airosos, sentimos que la situación se nos escapa, es decir, que perdemos el control. Esto nos lleva a la pérdida de motivación, al cansancio y a la resignación.

En la generación del estrés y la fatiga también pueden influir otros factores, como la presión del entorno, la alta exigencia, la relación con los compañeros o nuestra autopercepción.

La fatiga es un componente de un síndrome más amplio llamado Burn-out, palabra que viene del inglés y que podríamos traducir al español como “estar quemado” del trabajo. El síndrome de Burnout conlleva sentimiento de ineficacia, fatiga y falta de motivación; además puede ir acompañado de ciertas manifestaciones físicas como pueden ser dolores, insomnio o síntomas de ansiedad. Unas condiciones laborales duras y un ambiente tenso o conflictivo pueden ayudar a que ciertos empleados desarrollen este síndrome.

Es muy habitual, y la mejor forma para evitar que se produzca es establecer en nuestras empresas un ambiente de trabajo sano y que los trabajadores se sientan valorados.

ACOSO LABORAL ENTRE EMPLEADOS, ¿CÓMO PREVENIRLO DESDE DIRECCIÓN?

Todas las empresas están expuestas a que se produzcan malas relaciones entre empleados que generen problemas psicológicos, un mal ambiente de trabajo y mucha desmotivación entre las personas implicadas y las que están a su alrededor.

Los conflictos no se generan por maldad y premeditación de hacer el mal. Cuando se llega a situaciones de mobbing o acoso laboral ha habido una situación inicial y un desgaste del equipo. Todos justificamos nuestras acciones y sólo cuando se desmontan los motivos por los que actuamos de tal o cual forma y el acosador asimila que no está actuando bien se puede generar un cambio.

La labor de la dirección en este aspecto es doble; por un lado prevenir, por otro actuar ante el menor indicio.

Hay medidas que se pueden tomar desde el punto de vista de la prevención. Ellas están enfocadas al fomento de la comunicación y empatía dentro del grupo. No podemos reeducar a nuestros empleados pero sí desarrollar una filosofía empresarial que acepte y valore la comunicación y la participación. Implantan actividades que nos lleven a este objetivo será la mejor estrategia para prevenir problemas futuros.Así abrir espacios para el diálogo e incluso poner a disposición de los empleados medios como la ayuda de un psicólogo/a facilitará el establecimiento de un buen ambiente.

Cuando el conflicto se ha creado y se detecta una situación de acoso hay que actuar inmediatamente. Hay que detectar el porqué del conflicto y no permitir que el problema se arrastre ya que sin medidas irá creciendo.

MEDIACIÓN EN EL AMBIENTE LABORAL PARA LA PREVENCIÓN DE CONFLICTOS SERIOS

Seguramente habréis oído hablar de la mediación para solucionar conflictos laborales. Es bastante útil y en la mayoría de los casos se utiliza como vía anterior a la judicial. En este post no nos centraremos en este tipo de mediación, sino en la que se puede llevar a cabo antes incluso de que se produzca el conflicto.

Es habitual que en las empresas se produzcan problemas de comunicación, están formadas por personas y a veces nos cuesta entendernos. En este contexto, la intervención de una persona ajena a la empresa puede ser muy interesante de cara a la mejora de las relaciones. Esta persona puede ser un psicólogo/a o de otra rama de ciencias sociales con especialidad en mediación.

Las técnicas son múltiples; juegos para fomentar la empatía y el conocimiento del otro, sesiones de trabajo personales o grupales, role playing, etc. Muchas veces cuando se detecta un conflicto particular, por ejemplo entre dos personas(aunque puede que ellas ni siquiera hayan llegado a asimilarlo), se trabaja de forma más directa sobre esa problemática intentando minimizar los riesgos de que el problema crezca. El mediador/a fomentará la comunicación, ayudará a las personas implicadas digan lo que piensan pero también escuchen y empaticen con los demás.

Este tipo de participación ofrece muy buenos resultados ya que minimiza los conflictos serios y ayuda a la motivación y bienestar del equipo. Genera buen ambiente de trabajo y por lo tanto se mejora la productividad.

Cómo desarrollar la competencia de trabajo en equipo

Cómo desarrollar la competencia de trabajo en equipo

Se entiende por competencia aquella característica personal que predispone al individuo a destacarse positivamente en un trabajo. De acuerdo, a la labor que realiza será importante que tenga algunas competencias, mientras que otras no son necesarias. La competencia de  trabajo en equipo, viene a ser la capacidad de colaborar y cooperar con los demás, de formar parte de un grupo y trabajar juntos.

Para desarrollar esta competencia, hay que empezar conociendo al grupo del que se forma parte. Al respecto,  existen cinco leyes cuando conocemos a otras personas:

Primera ley: cuanto menos es nuestra dependencia sobre una persona tanto mayor será el peligro de evaluarla de manera equivocada. Si esta persona no influye en su trabajo o vida, no tendrá mucho interés en conocerla y por lo tanto podría interpretar su comportamiento de manera equivocada. Por ejemplo, si es nuestro jefe, nos importará conocerlo, pero si es nuestro subordinado, conocerlo no es algo fundamental, por lo que, lo que si falta al trabajo será interpretado de una manera negativa y no asociado a un problema personal que pudiera tener.

Segunda ley: la imagen que nos formamos de las otras personas se compone de la apariencia y los datos relacionados con el hablar casi a partes iguales. Si esa persona tiene alguna característica que nos agrada, ya sea por recordarnos a otras personas, o por simplemente no estar acorde a lo que nos gusta, puede influir en cómo es percibida por nosotros.

Tercera ley: guardamos de cada persona una huella emocional básica que es la sumatoria de los diferentes contactos que hemos mantenido con ella. La primera reacción que una persona tiene ante nosotros, siempre que esta sea desprevenida puede darnos una idea de cómo nos percibe, de manera positiva o negativa. Esto se relaciona con los diferentes encuentros que se tuvo con ella.

Cuarta ley: todos nos basamos en rasgos dominantes para clasificar a nuestros semejantes. Es decir, usamos estereotipos para juzgar a una persona en base a experiencias previas o información que tenemos de otras parecidas.

Para desarrollar la competencia del trabajo en equipo, por tanto, es importante saber qué piensa de los demás, cuál es su intención hacia los demás:

  • ¿considera simpática a la mayoría de gente?
  • ¿cree que es difícil el trato con la mayoría de gente?
  • ¿tiene ganas de conocer gente nueva?
  • ¿prefiere quedarse en su círculo de amigos?
  • ¿cree que la gente normalmente es tonta?
  • ¿espera hostilidad de los demás?
  • ¿le preocupa cómo reacciona la gente ante usted?

Respondiendo estas preguntas, sinceramente, podrá identificar cuál es su actitud hacia las personas y tratar de elegir aquellas opiniones que incidan en el resultado que busca.

Su actitud también influye, el inconsciente tiende a dirigir nuestros comportamientos, en cuanto tenga la intención clara de establecer una relación positiva, su comportamiento se dirigirá a lograrlo.

Su estado de ánimo debe reflejar el deseo de establecer una relación positiva, si está de mal humor, influirá en esto.

Sus resultados, si sabemos qué resultados o meta estamos buscando y no solo esperamos cumplir una tarea que forma parte de él, nos relacionaremos con las personas de nuestro equipo para que sea realizado conjuntamente por todos.

En conclusión, el desarrollo de la competencia de trabajo en equipo parte de la voluntad de la persona de ver a los demás como seres humanos con sus propios intereses, objetivos y problemas, no como piezas de una máquina.

Fuentes:

  • Alles, M. (2008) Diccionario de comportamientos. Gestión por competencias. Buenos Aires: Granica.
  • Borrell F. (2003). Como trabajar en equipo. Relaciones de calidad con jefes y compañeros. Lima: El Comercio Ediciones.
  • Kamp D. (2004) Marcando las diferencias. Las habilidades directivas clave para el siglo XXI. Barcelona: Ediciones Gestión 2000