¿Cómo sabes si tu mensaje ha llegado a tu público?

¿Cómo sabes si tu mensaje ha llegado a tu público?

Constantemente nos enfrentamos a transmitir diversos mensajes a distinto público y generalmente todo queda en dar el mensaje, pero muy pocas veces nos preocupamos en saber si fue entendido. Este aspecto es fundamental, ya que finalmente, si el propósito es decir algo, el que no lo hayan entendido, hace que todo el proceso que tomó dar el mensaje no haya servido. Es decir, se gastó tiempo y recursos para no cumplir con nuestro objetivo, o ni siquiera saber si lo cumplimos.

En las comunicaciones orales como los discursos, reuniones de oficina, o simplemente cuando conversamos con alguien,  la manera de saber si el mensaje transmitido a llegado al interlocutor es escuchando lo que dice. Dependiendo el tamaño del grupo, el tipo de información que esté transmitiendo y los mensajes no verbales que observe en su audiencia, puede existir alguien que no ha entendido algo. Si ha generado un buen clima de confianza con su audiencia, no habrá dificultad de saber si su mensaje llegó.

Teniendo en cuenta que existen ciertas barreras que impiden que la comunicación sea eficaz, se puede prevenir que no interfieran cuando se transmite un mensaje. Las barreras son:

  • Filtrado: que viene a ser la manipulación intencionada que hace el emisor de la información para que sea vista de manera más favorable por el receptor. Es decir, si por temor o creencia se considera que la información transmitida podría afectar al receptor, se modifica, por lo que estamos generando que el mensaje no sea comprendido de manera correcta.
  • Percepción selectiva: los receptores en el proceso de comunicación ven y escuchan de forma selectiva en base a sus necesidades, motivaciones, experiencia, antecedentes, entre otros.
  • Sobrecarga de información: cuando se excede la cantidad de información que se puede procesar (la cual es limitada) se sobrecarga, por lo que se tiende a seleccionar, ignorar u olvidar la que consideran no es importante.
  • Emociones: de acuerdo a como se sienta el receptor cuando reciba la comunicación influirá en como la entienda. Si está enojado, feliz, o triste captará la información de distinta manera.
  • Lenguaje: de acuerdo a la edad, educación y antecedentes culturales, la misma información puede ser interpretada de distinta manera.

En estos casos, siempre es importante conocer que entendió el receptor para verificar que tenga claro el mensaje que se quería dar. Esto es la retroalimentación, que viene a ser el proceso de verificar los mensajes y determinar si se están cumpliendo los objetivos.

La mejor manera de confirmar si su mensaje ha llegado a su público es mediante preguntas y el parafraseo, que viene a ser que el receptor repita el mensaje con sus propias palabras. Esto no es solo en un discurso oral donde se puede preguntar directamente y la retroalimentación es clara. En caso de comunicaciones escritas a públicos masivos se puede hacer una encuesta con preguntas orientadas a confirmar la comprensión del mensaje. Si es un público reducido, aunque se haya utilizada la comunicación escrita, se le puede preguntar directamente, o solicitar que se emita algún tipo de retroalimentación, ya sea a través de un informe o respuesta al mensaje por correo electrónico que permita demostrar la comprensión del mensaje.

Fuentes:

  • Lussier R. y Achua C. (2005) Liderazgo. Teoría, Aplicación y Desarrollo de Habilidades. México: Thomson
  • Robbins S. y Judge T. (2009) Comportamiento Organizacional. México: Pearson Educación.


Las 4 mentiras del Marketing Digital

Alrededor del Marketing Digital han surgido una cantidad de mitos y leyendas, que en consecuencia llevan a crear una serie de mentiras sobre lo que es y no es el Marketing Digital.

Por ello a continuación te quiero comentar las que para mí son las principales 4 mentiras que se dicen sobre el Marketing Digital.

  1. Marketing Digital solo es para empresas de grandes presupuestos.

Esto es una de las mentiras que muchos pequeños empresarios y emprendedores suelen creer y a veces ellos mismos la fomentan por falta de información.

El Marketing Digital de hecho, permite a todas las empresas poder hacer uso de la tecnología a su favor, y no requiere de un gran presupuesto como pasaría si se quisiera utilizar una estrategia en medios de comunicación tradicionales como televisión, prensa y radio.

Ojo, que no he dicho que el Marketing Digital sea gratis, ya que obviamente todo esfuerzo en esta disciplina requiere de costos no sólo en dinero, sino también en tiempo. Sin embargo, herramientas como el email marketing o las redes sociales le permiten a un negocio hacer marketing digital sin tener que hacer grandes inversiones de dinero.

  1. Cualquiera puede hacer Marketing Digital.

Esta mentira se ve reforzada por que se tiene la idea errónea que Marketing Digital es solo tener presencia en Redes Sociales, y como muchas personas tienen cuentas en plataformas como Facebook o Twitter, creen que hacer Marketing Digital es fácil y sólo consiste en compartir información.

La verdad es que el Marketing Digital requiere de tiempo y mucho trabajo para entenderlo. Al igual que con el Marketing Tradicional, necesita de planificación, desarrollo y ejecución de estrategias y medición de resultados.

Las redes sociales son sólo una de las herramientas de las que se vale el Marketing Digital pero no lo son todo; y su manejo también requiere de entenderlas y saber utilizarlas de manera eficiente en beneficio de tu negocio.

  1. Todas las personas que navegan en Internet son mis clientes potenciales.

Cuando piensas así es cuando más desaprovechas las bondades que te ofrece el Marketing Digital a través de la segmentación.

Esto es como si compraras publicidad tradicional en un periódico que circula en todo tu país,  cuando en realidad tú sólo cubres una determinada zona geográfica. Estas desperdiciando tus recursos.

En Marketing Digital aunque tengas la posibilidad de que tu empresa logre un mayor alcance, lo ideal siempre será que te enfoques en un determinado público a fin de que tus esfuerzos sean más efectivos.

  1. Con tener un sitio web basta.

Hay muchos dueños de empresas que mandan a hacer el sitio web de su negocio, y una vez lanzado en Internet se olvidan de él, pensando que con eso ya están haciendo Marketing Digital y no se necesita hacer más cosas.

Sin embargo, al creer esta mentira, también no le están sacando todo el partido a su sitio web. Un sitio web no debería de existir solo porque sí. De hecho, el mismo puede ser una de las herramientas más importantes para un negocio.

El sitio web es capaz de impactar de manera positiva en las ventas, así como de conseguir prospectos y le da a un negocio una imagen más profesional. Eso sí, requiere de mantenimiento y una estrategia bien definida para que sea aprovechado al máximo.

 Escrito por Gabifran

Como mejorar tú negocio usando efectivas estrategias de comunicación

Como mejorar tú negocio usando efectivas estrategias de comunicación

En estos tiempos, las empresas tienen aparentemente facilidad para transmitir un mensaje.  Se han multiplicado las formas de hacerlo ya que contamos con los correos electrónicos, foros, blogs, videoconferencias, teléfonos, celulares, mensajes de texto, boletines, periódicos murales, etc.

Pero un canal de comunicación no garantiza no garantiza su eficacia, ya que empieza con el conocimiento de la importancia del rol que juega la comunicación interna como un método de transmitir información por toda la organización hacia arriba, hacia abajo y horizontal.

Mientras que la comunicación interna, es la que se transmite dentro de una empresa a sus trabajadores (o entre ellos), la comunicación externa es la que se transmite hacia afuera a los clientes, a la comunidad, a la nación o al extranjero. No seremos buenos empresarios si solo nos preocupamos por trasmitir información hacia afuera y nos olvidamos de la información hacia adentro. Muchas veces un gran negocio puede perderse por problemas de comunicación interna, ya que aparecen huelgas, renuncias intempestivas, etc.

Para transmitir un mensaje hay que tener en cuenta que debe ser planificado respondiendo a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es el objetivo del mensaje?: influir, informar, expresar algo o todo lo anterior. Cuál es el resultado que espera obtener. Por tanto, debe establecer su objetivo, con ello podrá saber que quiere decir para lograr su meta.
  • ¿Quién recibirá su mensaje?: están todos los implicados incluidos, o de pronto no ha considerado a alguien, y por qué fue esto.
  • ¿Cómo enviará el mensaje?: debe pensar como transmitir el mensaje para que sea entendido. De ser posible combine mensajes orales que serán más precisos con escritos que serán resumidos y concretos.
  • ¿Cuándo se trasmitirá el mensaje?: dependiendo el mensaje, no se puede hacer de un momento a otro, especialmente si es algo que requiere tomar una decisión por parte de la audiencia. Es diferente darlo en la mañana o en la tarde, un inicio de semana o mes, que un fin de semana, o fin de mes.
  • ¿Dónde se transmitirá el mensaje?: en su oficina, sala de reuniones de la empresa, sala externa a la empresa, etc. Mientras menos distractores haya mejor.

Para una efectiva comunicación se tienen cuatro reglas:

  1. Conocer a la audiencia: hay que saber de qué manera logrará la atención de ellos. Hay que tener presente en que no debemos preguntarnos, ¿Qué es lo que yo quiero saber?, si no ¿Qué es lo que ellos quieren saber? Las percepciones de las personas influyen en como entenderán el mensaje transmitido, por lo que si se conoce a la audiencia se reducirá en lo posible la posibilidad que el mensaje no llegue como se quería transmitir.
  2. Decir la verdad: decir las cosas tal como son, no buscar “arreglarlas” para que suenen mejor. La sinceridad siempre es respetada por las personas. No hay que adornarla para que parezca mejor.
  3. Recibir retroalimentación antes de dar el mensaje: es preferible que su mensaje sea revisado antes por otra persona que pueda sugerirle cambios que sean necesarios para que el mensaje sea entendido por todos.
  4. Repetir y escuchar: repetir la esencia del mensaje para saber si fue entendido y recibir la retroalimentación de los que recibieron el mensaje para confirmar que todo quedó claro.

Finalmente, para implementar una estrategia de comunicación interna se debe:

  • Habilitar un flujo bidireccional de información entre los empleados y la administración.
  • Estar integrada a la estrategia general de la empresa.
  • Tener un enfoque a largo plazo.
  • Comunicar valores y metas claras.
  • Ser entendible.
  • Utilizar métodos apropiados de comunicación.
  • Tener mensajes coherentes.
  • No ser condescendiente.
  • Involucrar al compromiso del equipo de gestión para reforzar las percepciones de los trabajadores.

Fuentes:

Chihocky J. y Bullard M. (2009) How Strategic Internal Communications Can Positively Affect Your Business. JANSON Communications. En http://www.noplanenogain.org/images/1255960872.pdf_copy2.pdf

Lussier R. y Achua C. (2005) Liderazgo. Teoría, Aplicación y Desarrollo de Habilidades. México: Thomson

¿Eres un buen comunicador?

¿Eres un buen comunicador?

Los seres humanos somos comunicadores innatos, inclusive una mirada, una acentuación de nuestras cejas puede decir muchas cosas, tanto así que podría negar lo que queremos comunicar, a esto se le conoce como mensajes cinéticos.

Pero, ¿Cómo sabemos si somos buenos comunicadores? Hay que entender que el proceso de la comunicación parte desde un emisor que da un mensaje, la codificación es la manera en la cual organizamos nuestras ideas para transmitir el mensaje. El canal es como se emite, ya sea verbal, escrito, con gráficos, etc. La decodificación es por parte del receptor quien interpreta el mensaje que entiende, se le está transmitiendo. La retroalimentación permite al receptor responder ante el mensaje reiniciando nuevamente el proceso.

Partiendo de estos conceptos, para ser un buen comunicador es sumamente importante conocer quien será nuestro receptor, ya que un mismo mensaje no puede ser codificado para distintos oyentes de la misma manera. Por ejemplo, el lenguaje que se utiliza en las comunidades médicas no podría ser entendido por un receptor que no ha sido formado de esta manera.

El error surge cuando no se entiende esto y se quiere transmitir un mismo mensaje para todos, sin adecuarlo al público al que va dirigido. Es como si se quisiera enseñar en las escuelas hispanas la obra de Hamlet de Shakespeare en su inglés original, pero si fuera un curso de inglés sería apropiado y aun así habría que tener en cuenta que si se utiliza el texto original contiene palabras que no son entendibles porque pertenecen al inglés antiguo.

Además, el canal por el que se emite el mensaje también será de suma importancia para que se entienda. Por ejemplo, una empresa decide hacer una reestructuración de sus horarios de trabajo y lo comunica por correo electrónico, y también en sus periódicos murales. ¿Qué sucede? Ocurre que a nadie se le ocurrió saber si se entendió o no el mensaje y aparece ahí una forma alternativa de la comunicación que en este caso es informal, el rumor, que tiene tres características, no están controlados por la administración, los trabajadores los perciben como creíbles y más confiables que los comunicados formales y son utilizados para servir a los intereses de las personas involucradas. Volviendo al ejemplo, Los trabajadores comienzan a pensar que el mensaje no dicho u oculto, también conocido como metacomunicación, del cambio de horario es que la empresa está en crisis y por eso está reorganizando los horarios, si esta información inclusive fuera comentada por los trabajadores a sus familias, reenviarían el correo a otras personas, podría generar una crisis a la empresa cuya imagen decaería. En caso de cambios que afectan a muchas personas lo mejor es comunicarlo directamente en reuniones en donde se garantice que haya retroalimentación.

Para asegurarnos de ser buenos comunicadores, también debemos de entender que todo proceso puede verse afectado por el ruido, que viene a ser los obstáculos en el intercambio de mensajes. Hacer una reunión en un lugar donde hay otras reuniones, o con interferencia de celulares, que los oyentes tengan algún problema físico como sordera o estén enfermos y no puedan entender el mensajes. O que el público ya este predispuesto a no querer recibir el mensaje por problemas previos.

En resumen, si no conocemos a nuestro público, no seremos buenos comunicadores, el mensaje es para ellos, por lo que hay que tener en claro, como lo recibirán y de esta manera, se pueda mejorar significativamente el ambiente de trabajo y el clima laboral.

Fuentes:

  • Adler B y Marquardt J. (2005) Comunicación Organizacional: Principios y Prácticas para Negocios y Profesiones. Mexico: McGraw Hill
  • Robbins S. y Judge T. (2009) Comportamiento Organizacional. México: Pearson Educación.
  • Himstreet W. y Baty W. (2003) Comunicación Escrita. Lima: El Comercio Ediciones.

5 características del nuevo consumidor

Aquellos días en que para una empresa era fácil entender al consumidor y poder generar reacciones en masa; donde difícilmente se daban cuestionamientos al tipo de publicidad que se utilizaba, se han terminado; dando paso a un grupo de consumidores que son más exigentes y más difíciles de seducir. Hablamos de un nuevo consumidor: el Consumidor 2.0

El consumidor 2.0 forma parte de una nueva generación que ha crecido en un entorno caracterizado por una constante revolución en el ámbito tecnológico, iniciando con las computadoras; pasando por el Internet, hasta llegar a nuevas formas de comunicación con la mensajería instantánea, los celulares y el correo electrónico.

Puesto que este nuevo consumidor es todo un reto para las empresas, es importante que conozcas algunas de sus características:

  1. Es un consumidor informado.

Este nuevo consumidor se interesa por informarse lo más que puede sobre una empresa; para lo cual aprovecha al máximo toda la información disponible en la red.

Al estar tan informado se vuelve un consumidor experto que no se deja llevar por la información que una empresa difunde de sus productos; sino que investiga, compara ofertas, revisa opiniones de otros consumidores y trata de obtener toda la información que le permita tomar una decisión bien pensada.

  1. Es auténtico.

Este nuevo consumidor le da mucha importancia a la honestidad de las empresas. Cuando se da cuenta que una empresa le miente, trata de ocultar sus errores o intenta manipularlo, el consumidor simplemente deja de lado a este negocio.

Este consumidor busca una empresa que sea sincera y acepte que no puede ser siempre perfecta.

  1. Siempre permanece conectado.

Ya sea a través de su laptop, tablet o celular; este consumidor siempre está conectado a la red.

Este nuevo hábito le permite interactuar con los negocios en tiempo real, pero de la misma manera, espera que la empresa siempre esté disponible para atender sus consultas y demandas.

  1. Es difícil de complacer.

Este nuevo consumidor se siente poderoso, por lo que es más difícil de complacer. Siempre están deseando cosas nuevas que los sorprendan, por lo que para ellos la innovación es un factor importante.

  1. No conocen la fidelidad.

Atrás quedaron aquellos consumidores que eran 100% fieles a una marca. Como son consumidores que se mantienen informados, para ellos es fácil al momento de elegir un producto o servicio hacerlo en base a la comparación de precios y calidad.

Sin embargo, puede ser un consumidor súper comprometido con una marca cuando una empresa supera las expectativas ofreciéndoles un servicio inigualable y haciéndolos sentir únicos y especiales.

Como empresario debes poner mucho interés en conocer los hábitos de tu público objetivo; y de la misma manera mantenerte actualizado de las tendencias y avances que se dan en el campo de la tecnología y las comunicaciones; ya que con cada nuevo avance, el consumidor evoluciona y si quieres tener éxito, tu negocio debe avanzar al ritmo del mercado.

Escrito por Gabifran